PARÁBOLAS DEL NUEVO TESTAMENTO CRISTIANO
DESDE UN PUNTO DE VISTA HUMANO EN NUESTRA VIDA DIARIA

Home Page Parábolas

Indice de las Parábolas

Edyd.com

d6ok.com 

 



  

 
 

 

 

EL HIJO PRÓDIGO

.

Un hombre tenía dos hijos; el menor le dijo a su padre:

-- Padre, dame la parte de la fortuna que me toca.

El padre les repartió los bienes. Al poco tiempo, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un lejano país, y allí derrochó su fortuna viviendo como un perdido. 

Cuando lo había gastado todo vino un hambre terrible en aquella tierra y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces y se puso al servicio de uno de los naturales de aquel país, que lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. Le entraban ganas de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos, pues nadie le daba de comer. Recapacitando entonces, se dijo:

-- Cuantos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras yo estoy aquí muriéndome de hambre. Voy a volver a casa de mi padre y le voy a decir: "Padre, he ofendido a Dios y te he ofendido a tí; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros".

Entonces se puso en camino para casa de su padre; su padre lo vio venir de lejos y se enterneció; salió corriendo, se le echó al cuello y lo cubrió de besos. El hijo empezó:

-- Padre, he ofendido a Dios y te he ofendido a tí; ya no merezco llamarme hijo tuyo.

Pero el padre les mandó a los criados:

-- Sacad en seguida el mejor traje y vestidlo; ponedle un anillo en el dedo y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y matadlo; celebremos un banquete, porque este hijo mío se había muerto y ha vuelto a vivir; se había perdido y se le ha encontrado.

Y empezaron el banquete.

El hijo mayor estaba en el campo. A la vuelta, cerca ya de la casa, oyó la música y el baile; llamó a uno de los mozos y le preguntó que pasaba. Este le contestó:

-- Ha vuelto tu hermano, y tu padre ha mandado matar el ternero cebado, porque ha recobrado a su hijo sano y salvo.

Él se indignó y se negó a entrar; pero el padre salió e intentó persuadirlo. El hijo replicó:

-- Mira: a mí, en tantos años como te sirvo sin desobedecer nunca una orden tuya, jamás me has dado un cabrito para comerlo con mis amigos; y cuando ha venido ese otro hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, matas para él el ternero cebado.

El padre le respondió:

-- Hijo mío, ¡ si tú estás siempre conmigo y todo lo mío es tuyo !
Además, había que hacer fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo se había muerto y ha vuelto vivir, se había perdido y se le ha encontrado.
 

Comentarios:

1- No esperemos a perder lo bueno que tenemos para valorarlo.

2- Recibamos siempre con amor y entendimiento el sincero arrepentimiento.
.

 
 

Para buscar en las parábolas:

Búsqueda personalizada

 

Para buscar en la web:

Búsqueda personalizada

 

Política de Privacidad

© Copyright www.edyd.com  www.d6ok.com             

------------------------------